INTEGRACION NUERONAL Y EL PROBLEMA DE LA CONCIENCIA

FRANCISCO VARELA
Conferencia desarrollada  en Madrid el año 2001

...de nuestros apuntes

SINCRONÍAS

Se da un proceso de análisis y síntesis o “lectura de la realidad”, que implica las fases cerebrales de sincronía y desincronía, de las ondas cerebrales, es decir suben y bajan al mismo tiempo en la misma proporción (Ver Varela Francisco).

Los campos magnéticos de cerebro se miden con un aparato, el “magnetoencefalograma”, que tiene receptores quánticos que captan el magnetismo cerebral.

Todo acto cognitivo implica la coordinación de numerosas regiones neuronales. La coordinación se basa en la formación transitoria de grupos de neuronas que son sincronizados en sus fases (sus ondas suben y bajan juntas). Cuando las ondas cerebrales suben y bajan al mismo tiempo en la misma frecuencia, se da la sincronía.

 Las sincronías revelan que la actividad cerebral se realiza en forma simultánea en distintas zonas del cerebro y que se va progresivamente integrando el conocimiento. La conciencia estaría en las interfases. Esta sincronía de fases crea la coherencia y la unidad.

Lazos de resonancia: Las regiones oscilan como si fueran un instrumento musical, y se sincronizan. Crean lazos dinámicos. Distintas zonas de cerebro entran en oscilación.

Sincronía: Se mide con el E.E.G. y se relacionan magnitud de onda Hertz- frecuencia o emisión de frecuencia. Se busca otra parte de cerebro para ver si emiten juntas a onda y que estén en sincronía (suben y bajan juntas). En algunas tareas hay sincronía como por ejemplo reconocer una imagen, para dar lugar a una nueva sincronía (respuesta motora).

Las oscilaciones del sistema nervioso van entre 30 y 80 hertz y en sincronía alrededor de 40. Las oscilaciones cercanas a 80 se dan por ejemplo en la convulsión epiléptica. En estados de anestesia, desaparece la sincronía. En las zonas de Broca y de Wernicke hay mucha sincronía.

Conclusión: La integración cerebral aparece fundada en un balance entre sincronía y desincronía. El proceso ocurre a distintas frecuencias. No existe una correspondencia simple entre superficie y generadores cerebrales.

La conciencia sigue siendo un problema muy duro. Los grupos neuronales no tienen conciencia sino es el sujeto entero el que la tiene. La conciencia aparece en el vivir encarnado: en la regulación con el cuerpo entero; en relaciones sensorio-motoras con el mundo y en una red ínter subjetiva de acciones y de lenguaje. La conciencia no está en la cabeza, es ilusorio el correlato neuronal-conciencia.

La operación dinámica de las neuronas cerebrales es una condición de posibilidad de la conciencia que emerge en los acoples del organismo, (la conciencia está en la emergencia de los ciclos, en la interfase).



Leer artículo que publica F. Varela sobre le tema: pdf.gif (230 bytes)